• Pubblicata il:
  • Autore: Lisa Lamona
  • Categoria: Racconti trans
  • Pubblicata il:
  • Autore: Lisa Lamona
  • Categoria: Racconti trans

LA LANZA DE TARZAN

Que delicioso andar en la selva, mas cuando acá en Calella, la playa es fría en estos días de Diciembre, pero menos mal que mi familia decidió viajar a Brasil para conocer la belleza de la Amazonia.


No soy de esas chicas que ama la selva, como buena chica trans, me gustan las discos, las fiestas y la movida nocturna, y obvio, el sexo abierto a nuevas experiencias.


En esta oportunidad me fui con la familia a Brasil, excursionamos por varios días y en una locación selvática, con hermosos paisajes, pude conocer a un apuesto guía turístico, un chico blanco, de cabello largo, ojos azules, un cuerpo prominente y una voz excitante... Solo con verlo mis tetas y mi polla ya tenían una erección...


Luego de una semana de contacto, logré ponerme en contacto directo con él, y le pedí que me llevara a un río, porque necesitaba refrescarme, era muy caliente, y eso me excitaba, necesitaba agua fría...


Fuimos juntos a un arroyo cercano donde me despojé de mi vestido, y me metí al agua, mis senos duros y erectos por el camhio de temperatura sobresalían con lo transparente de la t-shirt que tenía puesta y mojada...


El me miraba tanto que no soporté y lo invité a entrar conmigo... Para mi sorpresa, se quedó totalmente desnudo y se lanzó al agua, no podía creer tanta perfección, abdominales, piernas, pecho y una polla grande y gruesa que de seguro me haría muy feliz..


En aquella jungla era èl mi tarzán y yo era Jane... pero una Jane malvada que buscaba el peligro y deseaba que ese hermoso Tarzán me castigara con su lanza...


Bajo el agua, llegué donde estaba él y sin que se diera cuenta abri mi boca y me introduje su polla.. de veras que su reacción fue totalmente increible, en tan solo un segundo se puso enorme, y comenzó la acción... No podía ocultar mis dotes de chica trans, de cuerpo de mujer muy perfecto y con mi pene hermoso y funcionante que deseaba placer...


Hicimos un largo juego de sexo oral recíproco bajo el agua, nos comíamos la polla como si fuese un juego de dos peces...


Me penetró con su gran lanza, me dolió porque no había lubricación, pero era mas la excitación y así pude sentir cuando esa enorme polla me llenaba mi redondo culito de su leche caliente....


Pude sentir como cambió todo en tan solo pocos minutos... Nos besamos, jugamos, y repetimos esa experiencia sexual tan exquisita....


Jugamos a ser Tarzán, que me castigaba con su lanza, y yo, la malvada Jane que deseba ser castigada...


Hoy que estoy de nuevo frente a las playas de mi amada Calella, me recuerdo y me da nostalgia y ganas de ser castigada por la lanza de ese Tarzán...


Lo extraño.

Vota la storia:




Non ci sono commenti

Per commentare registrati o effettua il login

LOGIN
REGISTRATI

Errore

Hai dimenticato la password? Errore
Attendere prego
Registrati ora!